¿El optimismo depende de los genes?

Distintos investigadores están estudiando la posibilidad de que exista una base genética que propicie el optimismo, el equilibrio en la personalidad o una buena autoestima. Infórmate a continuación.

Sábado, 8 octubre, 2011 - 9:00 am
La felicidad y los genes

La felicidad y los genes

 

Distintos investigadores están estudiando la posibilidad de que exista una base genética que propicie el optimismo, el equilibrio en la personalidad o una buena autoestima (creencia de que se tiene el control sobre la propia vida y destino).  Su origen derivaría de la hormona oxitocina, también conocida como la hormona del amor o del abrazo. La oxitocina es abundante en las mujeres que amamantan y también es liberada por los hombres y las mujeres durante el orgasmo.

Una pequeña variación del material genético en el área de receptores de oxitocina de los genes de una persona puede influir en el modo en que se desarrollen los rasgos de su personalidad. No se comprende con exactitud como el gen puede afectar a la liberación de oxitocina. En esta pequeña área se pueden encontrar dos variantes genéticas “A y G”.

En un estudio realizado con 326 participantes se respondieron preguntas acerca del nivel de optimismo, autoestima y autocontrol. Los investigadores analizaron el material genético de su saliva para ver cómo las variantes del gen se correlacionaban con las autoevaluaciones. Los participantes también completaron un test para medir la depresión.

Las personas con una variación genética que incluía uno o dos genes de tipo  “A”  tuvieron menos optimismo, autodominio y autoestima y ​​más síntomas de depresión, que las personas con la variación genética “G”.  Los que tuvieron dos variaciones “G” sin embargo, fueron más propensos a ver el mundo de modo más positivo.

Esta combinación afecta la forma en que se ve el mundo y el propio rol dentro de este. Pero tranquilo, según los investigadores, una persona no está destinada a ser feliz o triste según sus genes.  Hay muchos otros factores como las variaciones ambientales y las experiencias de vida, entre otros, que también influyen.

Existen genes que influyen en la forma de procesar la información emocional y afectan la forma de ver el mundo, pero eso no significa que no se pueda cambiar. No todos pueden tener predisposición genética a la felicidad y es posible que no liberen suficiente oxitocina, pero hay cosas que pueden ayudar a estar bien: relacionarse, tener amigos, bailar, etc.

Todo lo que te ayude a comunicarte con los demás ayudará a mejorar tu vida.

El Dr. Alan Manevitz, psiquiatra del Hospital Lenox de Nueva York, matiza las conclusiones de estos estudios y expresa: “Sólo porque usted tenga un gen específico no significa que esté destinado a ser feliz o triste, significa que es más vulnerable a estos rasgos“.

 

¿Busca Productos Naturales? Llame Gratis al 1-866-426-3326

Encuentre más artículos de interés en las siguientes categorías:

Nutricion Suplementos Ejercicios
0
Comentarios
Tu opinión es importante para nosotros, en esta sección puedes dejarnos tus comentarios y preguntas

Deje un comentario

Current day month ye@r *

Contáctenos
Órdenes: 1-866-426-3326
Servicio al Cliente: 1-866-964-6133
Email: Formulario de Contacto